INICIO  |  Portfolios de Viajes  |  Portfolios Artísticos  |  Portfolios Monográficos  |  Galería Imágenes del mes
Rutas fotográficas por España

NAVARRA. La Selva de Irati en otoño


Sin duda estamos ante uno de los más célebres bosques de haya y abeto de la Península Ibérica y uno de los más extensos y mejor conservados de Europa, que alcanza su mayor belleza en el otoño cuando las hayas cambian el verde de sus hojas por tonos ocres, rojos, naranjas y amarillos, dejando sus ramas desnudas.

VER fotos

La Selva de Irati se encuentra situada en el nordeste de la Comunidad Foral de Navarra en una cuenca rodeada por montañas (Ori, Abodi...), en la cabecera de los valles pirenaicos orientales de Aezkoa y Salazar.

Para adentrarnos en la Selva de Irati podemos hacerlo a través de dos accesos. Por su costado occidental desde Orbaizeta y por el oriental desde Ochagavía, donde encontraremos además el Centro de Interpretación, un buen punto de partida para informarse de este enclave y su entorno.

La Selva de Irati tiene una extensión de más de 17.000 hectáreas de frondosos bosques en un excelente estado de conservación y en los que las actividades forestales se han realizado siempre de forma totalmente controlada.

Estos bosques registran un alto índice de lluvias, lo que provoca que el paisaje esté poblado de arroyos y torrentes que surcan su abrupto relieve y que aumentan la belleza del entorno.

La Selva de Irati es un lugar para conocer y disfrutar fundamentalmente caminando. Dispone de una gran red de senderos de diferentes niveles de dificultad, perfectamente señalizados y aptos para todas las edades e incluso para poderlos realizar en bicicleta de montaña.

Como muestra de uno de ellos, se puede realizar el que parte de la Ermita de Nuestra Señora de las Nieves y que desciende por el curso del río Irati hasta el embalse de Irabia, donde podremos deleitarnos con hayas centenarias de gran porte junto a pinos negros y silvestres y abetos.

Una vez llegados al embalse bordearemos la orilla sur para cruzar su presa y continuar después de nuevo por su frondoso bosque siguiendo el curso del río Irati, hasta su confluencia con el Valle de Aezkoa y el Arroyo de Legartza, que nos conducirá directamente hasta el pueblo de Orbaizeta.

Si no hemos accedido a la zona por Ochagavía, no podemos abandonar este entorno sin dar un paseo por sus calles. Se trata de uno de los pueblos más bellos del pirineo navarro. Ochagavía es un lugar con encanto, con su puente medieval, sus estrechas calles empedradas y el cuidado caserío situado a ambas orillas del río Anduña. 

Por último, si nuestro tiempo y la dirección a nuestro lugar de residencia nos lo permite, podemos acercarnos a conocer dos de los accidentes geográficos más espectaculares de Navarra como son la Foz de Lumbier y la Foz de Arbayún.

VER fotos