INICIO  |  Portfolios de Viajes  |  Portfolios Artísticos  |  Portfolios Monográficos  |  Galería Imágenes del mes
Rutas fotográficas por España

TENERIFE. Una isla para todos los gustos


Es la isla más grande del archipiélago de las Islas Canarias. De origen volcánico ofrece una gran variedad de escenarios naturales, desde las playas de arena del sur hasta los paisajes lunares del Parque Nacional del Teide, todo ello en un clima de "eterna primavera".

VER fotos

Nuestra ruta para descubrir Tenerife puede comenzar en el sur a nivel del mar, donde encontraremos las playas más cálidas de la isla como son la Playa de las Américas, Los Cristianos y Costa Adeje. En esta última zona podemos conocer La Caleta, un pequeño pueblo lleno de atmósfera marinera y donde se puede disfrutar de un buen pescado en alguno de los restaurantes al lado del mar.

Más al sur y a continuación de las Playa de los Cristianos se encuentra otro enclave de sabor marinero como es el pueblo de Las Galletas en la llamada Costa del Silencio, con el espacio protegido de Montaña Amarilla. Se trata de un antiguo cono volcánico con espectaculares formas rocosas a orilla de una playa de piedras y al que podemos subir hasta la misma cima por el sendero existente.

Nos encaminamos ahora hacia la parte norte de la isla. De camino a ella está Candelaria, donde se erige junto a la playa la Basílica en honor a la patrona de la isla y las estatuas de bronce de los Menceyes Guanches.

Pasando Santa Cruz y La Laguna se encuentra el pequeño pueblo de pescadores de San Andrés y justo debajo de él la Playa de las Teresitas, única de arena blanca de toda la isla que fue traída desde el cercano Sahara. Subimos un poco más hasta el extremo norte de la isla para llegar al macizo de Anaga, donde está uno de los rincones más pintorescos de la isla, Taganana. Se trata de un caserío rodeado de impresionantes acantilados y vegetación considerado un paraíso de la pesca.

Desde aquí ponemos rumbo a occidente para llegar al Puerto de la Cruz y a La Orotava para concer sus cascos antiguos repletos de rincones y casas típicas canarias. Siguiendo nuestro paseo por la costa norte de la isla llegaremos a Icod de los Vinos, famoso por su drago milenario y a la villa de Garachico, arrasada en la erupción volcánica de 1706.

Desde esta última villa, ascendermos por una sinuosa carretera de montaña para llegar al pueblo de Masca, antiguo pueblo de piratas situado en una zona de profundos barrancos y acantilados a casi 800 metros sobre el nivel del mar.

Para completar la vuelta a la isla bajaremos dirección Santiago del Teide para desembocar en los majestuosos acantilados de Los Gigantes.

Dependiendo donde tengamos nuestro punto de alojamiento, encontraremos diferentes alternativas para llegar al lugar más atractivo de esta isla junto a sus playas. Estamos hablando del Parque Nacional del Teide, coronado por su volcán de 3718 metros de altura siendo el pico más alto de España, con un paisaje de rocas desgarradas, varios conos volcánicos y diferentes coladas de tonos rojizos, amarillos, verdes, blancos, negros...

El lugar nos invita a realizar alguna ruta de senderismo por estos paisajes más propios de otros planetas y de subir en el teleférico que nos conduce a excasos metros del borde del cráter volcánico.

VER fotos