INICIO  |  Portfolios de Viajes  |  Portfolios Artísticos  |  Portfolios Monográficos  |  Galería Imágenes del mes
Rutas fotográficas por España

SEGOVIA. Ruta por los pueblos negros y rojos. Sierra de Ayllón


Ruta impactante y llena de contrastes por tierras segovianas y más en concreto en la Sierra de Ayllón, donde parece haberse detenido el tiempo, lejos del turismo masivo de fin de semana y que hará las delicias del fotógrafo.

VER fotos

Los pueblos negros y rojos deben su nombre al particular color que tiñe la mayor parte de sus construcciones, realizadas en pizarras y piedras calizas con tonalidades rojas o grises dependiendo de las características del terreno de cada zona.

El acceso para realizar esta ruta es a través de la A1 cerca del puerto Somosierra, donde tomaremos el desvío por la N-110 a la vecina localidad de Riaza. Desde el casco urbano se coge la carretera local en dirección Santibáñez del Val, donde a pocos kilómetros tendremos la primera parada.

Se trata de Alquité un pueblecito de apenas cuatro calles, en el que sin duda merece la atención la iglesia de San Pedro que data del siglo XII.

La siguiente parada la haremos en Villacorta, un pueblo rojo en su máximo esplendor que sirve a muchos vecinos como segunda residencia y donde muchas casas abandonadas han sido rehabilitadas para el turismo rural. Nos podremos perder por sus calles silenciosas y admirar la iglesia de Santa Catalina, que conserva un pórtico románico y un artesonado mudéjar, y el molino de la ferrería.

Continuaremos a Madriguera que fue un importante enclave comercial en la Comarca en el siglo XIX. Tras un periodo de declive, el pueblo resurgió gracias al turismo rural y se fueron rehabilitando poco a poco gran cantidad de edificaciones.

A la salida del pueblo en un cruce de caminos, nos desviaremos hasta El Muyo, un magnífico ejemplo de pueblo negro, donde el visitante parecerá que ha retrocedido en el tiempo.

Paseando por sus innumerables rincones, los habitantes de El Muyo no tienen el más mínimo inconveniente en entablar conversación con el visitante forastero, invitándole a visitar el bar social, único del pueblo, regentado por un matrimonio de Madrid que prepara una paella y un arroz al horno que le ha dado fama al local, alejado del tradicional menú del asado muy extendido por la zona.

De vuelta para Riaza, haremos otras dos paradas que pasamos de largo a la ida. Para ello primero cogeremos el desvío hacia la aldea de Serracín un poco antesdel cruce en el que nos desviamos para El Muyo. Se trata de un pueblo que a primera vista parece estar abandonado, aunque algunas casas están empezando a rehabilitarse para servir como residencia de descanso.

En la plaza mayor nos encontramos con dos fuentes y un lavadero, y la iglesia de la Natividad, de la que únicamente se conserva la espadaña y una cruz hecha de troncos donde alguna vez estuvo el altar.

Una vez de regreso a la carretera que nos conducirá a Riaza, cogeremos un nuevo desvío a la izquierda hacia nuestra última parada en Berrocal, por una carretera demasiado estrecha pero con unas vistas preciosas de la sierra, hasta encontrarte de frente con el pueblecillo. De nuevo hay que perderse por sus callejuelas y contemplar sus robustas casas de pizarra, su singular plaza, el pilón y su iglesia.

Al final de la jornada, nuestra cámara de fotos echará humo.

VER fotos